Conoce la historia de superación de la windsurfista Justyna Sniady

Justyna-Sniady2
La polaca Justyna Sniady estaba estaba haciéndose un hueco en lo más alto del windsurf profesional cuando se rompió su pie.
El médico que la atendió le comentó que era probable que no volviera a hacer windsurf e incluso que no podría volver a andar. Justyna no podía dar crédito a lo que le decían.

Todo comenzó haciendo un forward loop (mortal hacia delante) en unos entrenamientos en Pozo Izquierdo en el 2012. Su pie se quedó enganchado en el footstrap (cincha que sujeta los pies) y sintió como su pie se rompía en mil pedazos.

Justyna-Sniady

En el hospital no podían ni darle un calmante ya que los médicos le requerían el pasaporte o el seguro médico que no llevaba encima, así que estuvo soportando fuertes dolores. El pie comenzaba a hincharse y Justyna sabía que ya no podría competir en la prueba del campeonato del mundo de windsurf, algo por lo que llevaba años luchando. Su sueño empezaba a desmoronarse.
Todo empeoró cuando el médico le dijo que en dos semanas necesitaría cirugía y que era probable que no volviera a caminar.

Justyna volvió a Polonia y fue operada por uno de los mejores cirujanos del país. Hicieron falta 13 clavos, una placa y un cable para restaurar los huesos de todos los dedos y las articulaciones de su pie destrozado. Su caso fue expuesto por el cirujano en varias conferencias.

Justyna-Sniady-pie

Justyna confinada a una silla de ruedas no se desligó del mundial de windsurf y volvió como comentarista de las pruebas. Siempre acababa llorando porque lo que ella quería era estar ahí, compitiendo con el resto.
Después de 4 meses por fin pudieron quitarle los clavos y el cable, todo sin anestesia ya que si no tendría que esperar a que la pusieran en lista de espera para la cirugía. Imaginaos el dolor que tuvo que soportar, pero la windsurfista no podía esperar más.

Justyna-Sniady-clavos

Días después viajó a la isla británica Tiree para acompañar a su novio windsurfista a una competición.
Con la tabla y el aparejo montado en la orilla decidió probar. Su pie se tambaleaba y no pudo navegar más que unos metros, pero volvió a la orilla llorando . “Me dijeron que nunca volvería a caminar, y mucho menos hacer windsurf. Pero cuatro meses después de la lesión, lo había hecho. Me senté en la playa llorando de felicidad “.

Justyna entró en la competición femenina al día siguiente. Ella no era capaz de realizar saltos, pero aún así quedó en tercer lugar. Un año después del accidente, Justyna volvió a Polonia a que le quitaran los tornillos.

Justyna-Sniady-indoor

Se propuso no solo volver a la competición, si no ser una de las mejores. En este 2014 ya ha conseguido ser primera en el campeonato de windsurf de Polonia y de la asociación británica. Ha quedado segunda en el campeonato del mundo de windsurf en indoor y se coronó como la mejor windsurfista en saltos del World Tour Tenerife Expression Session.

Comenta que le inspiró mucho el discurso de Rocky Balboa de la última película.
No te pierdas el vídeo para ver esta charla, la caída de la rotura, la operación y sobre todo para verla haciendo windsurf!

Facebook Comments